fbpx

No todas las entrevistas son iguales, y es importante tener en cuenta las señales que nos indican si hemos tenido un buen desempeño.

Una señal clara de que hemos dejado una buena impresión es si nos llaman nuevamente para una segunda entrevista, una evaluación grupal o pruebas psicotécnicas. Esto indica que el proceso continúa y que estamos siendo considerados seriamente para el puesto.

Sin embargo, en ocasiones no tenemos acceso a esta información objetiva. Afortunadamente, existen indicios, aunque sutiles, que nos pueden dar una idea de cómo se desarrollará el proceso de selección en el que estamos participando.

Conexión con el entrevistador

Durante tu entrevista de trabajo, experimentas una de las partes más importantes: la conversación con el entrevistador. Es en este intercambio de diálogo donde tanto tú como la empresa se presentan, estableciendo una relación que puede conducir a un empleo exitoso.

En tu reciente entrevista, descubriste que la conversación fluyó de manera fluida. Desde el principio, el entrevistador te hizo sentir cómodo y con confianza para hablar sobre tus habilidades y experiencia laboral. Te hizo varias preguntas relacionadas con tu currículum y tus antecedentes laborales, lo que te permitió dar una visión general de tu carrera y cómo podrías contribuir a la empresa.

Una cosa que te impresionó fue el nivel de interacción que tuvieron. No fue una entrevista monótona y aburrida, sino un diálogo animado en el que ambos estaban interesados en conocer más el uno del otro. Te sentiste en la misma sintonía que el entrevistador y percibiste que estaban en la misma página durante todo el proceso de la entrevista.

En general, la conversación fue fluida y permitió una dinámica conversacional interesante, donde pudiste demostrar tu compatibilidad y empatía con el entrevistador. Sientes que esta conversación fue esencial para establecer una base sólida y posicionar el resto de la entrevista, sentando las bases para convertirte en un colaborador valioso en el equipo en el futuro.

Es crucial asegurarte de que el entrevistador comprenda tus respuestas y, a su vez, comprender claramente sus preguntas. Presta atención a los gestos y expresiones corporales del entrevistador para captar sus emociones y adaptarte a ellas.

Si sientes que la interacción no fue buena, es importante que reflexiones sobre las posibles razones detrás de ello. ¿Te sentiste incómodo con el entrevistador? ¿Falta de preparación para la entrevista? Recuerda que una buena interacción es fundamental para causar una buena impresión en el entrevistador, por lo que es importante trabajar en mejorarla para futuras entrevistas.

🚀 Partcipación adicional de otra persona en la entrevista

Cuando el reclutador decide sumar a otra persona durante la entrevista de trabajo, puede considerarse una señal positiva de que te fue bien en la entrevista. Esta acción sugiere que el reclutador está interesado en obtener una segunda opinión sobre ti como candidato y está considerando seriamente tu candidatura.

La inclusión de otra persona en la entrevista puede tener diferentes motivos. Puede ser un miembro del equipo de trabajo con el que potencialmente trabajarías en el futuro, un supervisor directo o incluso alguien de recursos humanos. La presencia de esta persona adicional indica que están interesados en obtener diferentes perspectivas y evaluaciones sobre tus habilidades, experiencia y encaje con la empresa y el equipo.

Cuando se suma a otra persona durante la entrevista, es importante mantener la misma actitud profesional y responder a las preguntas con confianza y claridad. Aprovecha la oportunidad para mostrar tu capacidad de interactuar con diferentes personas y demostrar tus habilidades de comunicación y adaptabilidad.

Es posible que la segunda persona también tenga la oportunidad de hacer preguntas adicionales o profundizar en aspectos específicos de tu perfil. Esto te brinda la oportunidad de destacar aún más tus habilidades y experiencia relevantes para el puesto.

Cantidad de tiempo de la entrevista

Es crucial tener en cuenta la duración de una entrevista, ya que puede proporcionar indicios sobre el nivel de interés del entrevistador hacia nosotros como candidatos. Si la entrevista es breve, puede ser una señal de que el entrevistador no muestra un gran interés en nuestra candidatura. Por el contrario, si la entrevista se prolonga durante un tiempo considerable, podría ser un indicativo positivo de que el entrevistador está genuinamente interesado en conocernos mejor.

Independientemente de la duración, es fundamental estar preparados para aprovechar al máximo el tiempo que se nos brinde durante la entrevista. Si tenemos una cita programada, es recomendable planificar con antelación para asegurarnos de estar listos y presentarnos de la mejor manera posible.

Si la entrevista resulta ser más corta de lo esperado, no debemos preocuparnos en exceso. Es posible que el entrevistador tenga una agenda apretada y no disponga de más tiempo para extender la entrevista. En cambio, si la entrevista se extiende más allá de lo previsto, podemos considerarlo como una señal positiva y aprovechar la oportunidad para resaltar nuestras habilidades y experiencias relevantes para el puesto al que aspiramos.

Lenguaje corporal del reclutador

El lenguaje corporal del reclutador puede ser una poderosa señal para evaluar cómo te fue en una entrevista de trabajo. Aunque el lenguaje verbal es importante, el lenguaje corporal puede transmitir mensajes sutiles y revelar información adicional sobre la impresión que has causado.

Existen varios aspectos del lenguaje corporal del reclutador que debes tener en cuenta. En primer lugar, presta atención a su postura y gestos. Si el reclutador se muestra inclinado hacia ti, con los brazos abiertos y una postura relajada, es probable que esté interesado en lo que dices y esté receptivo a tu candidatura. Por otro lado, si el reclutador tiene los brazos cruzados, se aleja o adopta una postura cerrada, puede indicar falta de interés o una evaluación menos favorable.

Además, observa el contacto visual del reclutador. Si te mira directamente a los ojos de manera frecuente y sostenida, es un buen indicio de que está interesado y comprometido en la conversación. Sin embargo, si evita el contacto visual o parece distraído, es posible que no esté tan involucrado en la entrevista.

Otro aspecto importante es el lenguaje facial del reclutador. Si el reclutador muestra expresiones faciales positivas, como sonrisas, asentimientos o levantamiento de cejas, es probable que esté satisfecho con tus respuestas y tenga una impresión favorable de ti. Por el contrario, si el reclutador muestra expresiones faciales negativas, como fruncir el ceño, miradas de desaprobación o muestras de aburrimiento, puede ser una señal de que la entrevista no está yendo tan bien.

El ritmo y tono de voz del reclutador también pueden ser indicativos. Si el reclutador habla de manera entusiasta y enérgica, haciendo preguntas adicionales o profundizando en tus respuestas, es probable que esté interesado y quiera saber más sobre ti. Sin embargo, si el reclutador tiene un tono de voz monótono, corta la conversación rápidamente o muestra impaciencia, podría indicar que la entrevista no está yendo como se esperaba.

Es importante recordar que interpretar el lenguaje corporal del reclutador no es una ciencia exacta y puede haber diversas interpretaciones. Cada persona tiene su propio estilo y comportamiento único. Sin embargo, estar atento a estas señales puede brindarte una idea general de cómo te fue en la entrevista y si lograste generar una impresión positiva.

Al finalizar la entrevista, también puedes considerar hacer un seguimiento a través de un mail de agradecimiento o correo electrónico para reforzar tu interés en la posición y mantener una comunicación abierta. Esto puede brindarte una oportunidad adicional para evaluar la respuesta y el lenguaje corporal del reclutador, ya que su respuesta puede indicar su nivel de interés en seguir adelante contigo en el proceso de selección.

Preguntas del reclutador

👉 Cuando durante una entrevista de trabajo el reclutador muestra interés en conocer tu disponibilidad de tiempo, esto puede ser una señal positiva. Esta pregunta indica que el reclutador está considerando la posibilidad de avanzar contigo en el proceso de selección y evaluar tu compatibilidad con el horario y las necesidades de la empresa.

Cuando se te pregunta sobre tu disponibilidad de tiempo, es importante responder de manera clara y honesta. Esto demuestra tu nivel de compromiso y disposición para ajustar tu agenda en caso de que seas seleccionado para el puesto. Además, al mostrar flexibilidad y apertura, estás demostrando tu interés genuino en la oportunidad y tu disposición para adaptarte a las necesidades de la empresa.

La pregunta sobre disponibilidad de tiempo también puede indicar que el reclutador está considerando programar una segunda entrevista o una etapa adicional del proceso de selección. Si el reclutador menciona fechas o plazos específicos y te consulta si estarías disponible en esas fechas, es una señal clara de que están considerando avanzar contigo en el proceso.

Al responder a esta pregunta, es recomendable ser claro y proporcionar información precisa. Si tienes limitaciones de tiempo o compromisos existentes, es importante mencionarlos de manera transparente, pero también mostrar tu disposición para negociar y encontrar soluciones que sean beneficiosas para ambas partes.

Feedback y próximos pasos

Después de haber respondido todas las preguntas durante la entrevista y compartir tus experiencias y habilidades relevantes, llega el momento de recibir feedback y hablar sobre los próximos pasos del proceso de selección. El entrevistador te brinda algunos comentarios y te informa sobre cómo se desarrollará el proceso a partir de ahí.

El entrevistador también te brinda algunos comentarios constructivos, después de recibir el feedback, el entrevistador procede a explicarte los próximos pasos del proceso de selección. Te informa que aún están en el proceso de evaluar a otros candidatos y que tomará un tiempo para tomar una decisión final. Sin embargo, te asegura que estarás informado sobre los resultados y que te contactarán nuevamente para proporcionarte una actualización.

O en ese mismo momento te pregunta si cuentas con disponibilidad de tiempo para responder unas pruebas psicométricas o ser entrevistado por el Jefe o Gerente del área que desea cubrir el puesto.

Sensación general después de la entrevista

Es normal que sientas cierto nivel de estrés y ansiedad después de una entrevista, ¿verdad? Quieres evaluar cómo te fue en general. Te preguntas si tu comportamiento fue adecuado, si respondiste correctamente a las preguntas y si lograste resaltar tus habilidades y experiencia de manera clara y concisa.

Lo más importante para ti es cómo te sientes en general después de la entrevista. ¿Te sientes seguro y bien preparado para dar el siguiente paso en el proceso de selección? Además, consideras si lograste establecer una conexión genuina con el entrevistador y si crees que se estableció una buena relación.

Si sientes que en general todo salió bien, te sentirás más seguro y relajado acerca de tu situación. Recuerda que es importante ser crítico y reflexivo, pero también asegúrate de no exagerar pequeños errores o malinterpretaciones.

Al final del día, lo que realmente importa es que sientas que diste lo mejor de ti durante la entrevista y que estás preparado para enfrentar cualquier desafío que se presente. ¡Confía en ti mismo y sigue adelante!

Finalmente, mantén una actitud positiva. La entrevista es una oportunidad de aprender y crecer, así que trata de disfrutar del proceso y mantén una mente abierta para lo que pueda venir después. No te rindas, sigue adelante y tendrás éxito en tu búsqueda de empleo.